Alimentos Funcionales y Nutracéuticos: Nuevas Tendencias en Alimentación

Alimentos Funcionales

El mercado de los ingredientes funcionales está en clara expansión. Diferentes informes ponen de manifiesto las elevadas cifras de negocio que empiezan a mover y el crecimiento sostenido y constante que se prevé para los próximos años. Hoy hablaremos sobre los alimentos funcionales y nutraceúticos.

Las nuevas tendencias nutricionales y la necesidad de atender las exigencias sociales y de salud en alza, han impulsado el cada vez más demandado concepto de los alimentos funcionales y nutracéuticos que, además de sus funciones nutritivas generales, presentan determinadas propiedades para el mantenimiento de la salud.

Uno de los principales retos a los que se enfrenta esta revolución de los alimentos funcionales y nutracéuticos, es la ausencia de una definición única y universal, así como de una normativa legal de los mismos. Además de la estricta regulación de los diferentes “claims” (alegaciones, consideraciones o declaraciones) de propiedades nutricionales, de propiedades saludables y de reducción de riesgo de enfermedad.

Este vacío conceptual ha generado una gran confusión de términos por parte del consumidor, que ha sido aprovechado en determinadas campañas publicitarias de marketing, por lo queconsideramos muy importante dar a conocer el significado de estos conceptos.

¿Qué es un alimento funcional?

Dentro de las muchas definiciones existentes, según el Consejo Internacional de Información sobre Alimentos, es “todo aquel alimento semejante en apariencia física al alimento convencional, consumido como parte de la dieta diaria, pero capaz de producir demostrados efectos metabólicos o fisiológicos, útiles en el mantenimiento de una buena salud física y mental, en la reducción del riesgo de enfermedades crónico-degenerativas, además de sus funciones nutricionales básicas”. Por tanto, podemos considerar alimentos funcionales a aquellos alimentos naturales o procesados que, más allá de aportar nutrientes, han demostrado científicamente que afectan beneficiosamente a una o varias funciones del organismo, de manera que proporcionan un mejor estado de salud y bienestar, al ejercer un papel preventivo, reduciendo los factores de riesgo que provocan la aparición de enfermedades.

¿Qué es un nutracéutico?

Un compuesto nutracéutico se puede definir como un suplemento o complemento dietético, presentado en una matriz no alimenticia (píldoras, cápsulas, polvo, etc.), de una sustancia natural bioactiva concentrada, presente usualmente en los alimentos y que, tomada en una dosis superior a la existente en esos alimentos, tiene un efecto favorable sobre la salud mayor que el que podría tener el propio alimento. Es decir, los nutracéuticos son los componentes del alimento o partes del mismo que aportan un beneficio demostrado y añadido para la salud, capaz de proporcionar mejoras médicas, en la prevención y el tratamiento de enfermedades.

Por consiguiente, un nutracéutico se diferencia de los medicamentos, ya que estos suelen ser productos de síntesis y no tienen en su mayoría un origen biológico natural. Y se diferencia de los extractos e infusiones de hierbas en la concentración de sus componentes y en que éstos últimos no tienen por qué tener una acción terapéutica.

En un alimento funcional hay un valor nutracéutico que se refiere a aquellos componentes a los que se atribuyen funciones de mantenimiento y potenciación de la salud.

Como hemos visto, existe una amplia gama de acepciones (“alimentos funcionales”, “nutracéuticos”, “alicamentos”, “alimentos de diseño”, etc.), que se manejan de manera indistinta por la población en general, las cuales, a efectos prácticos, podrían considerarse sinónimos, aunque presentan ciertos matices específicos:

• Un alimento funcional siempre tiene que ser un alimento de consumo ordinario en la dieta corriente.

• Un nutracéutico no es un alimento propiamente dicho, sino un producto que contiene algunos componentes del alimento funcional, más o menos aislados.

• Un alimento funcional presenta un efecto beneficioso como disminuir el colesterol, pero pequeño y a largo plazo (p. ej., un fruto seco o una leche rica en omega-3).

• Un nutracéutico es la parte biológica del alimento funcional que reduce el colesterol (p. ej., el fitosterol).

 

Un medicamento es el resultado de una investigación farmacológica y, generalmente, un producto de síntesis (p. ej., la ezetimiba). Actúa a corto plazo y para curar alguna afección.

• Un alimento funcional y un nutracéutico no pretenden curar nada, sino prevenir, y sólo si están enmarcados dentro de una alimentación saludable.

Es un hecho cada vez más constado que los nuevos hábitos del consumidor por la salud ocupan un lugar central, de manera que la industria alimentaria necesita renovar y promover este lineal en constante evolución.

Fuente: http://www.innofood.es

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close