Consumo de Huevos en los Hogares

 

Gracias por elegir el huevo estos días!

Dicen que la crisis del coronavirus lo va a cambiar todo. Nuestra forma de pensar, de trabajar e incluso de relacionarnos con otras personas. Lo que estamos seguros que no va a cambiar son nuestras ganas por alimentarnos bien, con productos saludables, de cercanía y altamente nutritivos.

  • Durante estas semanas de confinamiento los españoles han escogido el huevo como parte de una alimentación sana y equilibrada.
  • En la octava semana de confinamiento en España, el consumo de huevos en los hogares se ha incrementado exactamente un 43,9% respecto al mismo período del año 2019.
  • Este tiempo en casa nos ha servido para apreciar todavía más uno de los alimentos más cercanos para nosotros. Porque es nutritivo, insustituible en la cocina y llega fresco desde nuestros pueblos, donde contribuye a su economía.

Toda la «Gente del Huevo» queremos agradeceros vuestra confianza. Gracias por escoger el huevo para alimentaros de forma saludable, para daros la energía necesaria en vuestra rutina deportiva o para divertiros en familia cocinando las recetas más innovadoras. En la clásica tortilla, fritos con puntillita, huevo poché, o atreviéndonos con ese bizcocho que por fin nos ha salido como queríamos.

“Granjeros, veterinarios, biólogos, operarios de clasificación, transportistas, administrativos, técnicos de laboratorio y todos los que somos parte del sector del huevo queremos agradecer vuestra confianza en nuestro trabajo y en el esfuerzo que hemos hecho para adaptarnos a la nueva realidad”,

afirma el presidente de INPROVO, Juan Julián Sánchez. Mientras trabajábamos en tiempo récord para implementar medidas sanitarias, adaptar turnos para priorizar la seguridad y la salud de nuestra gente, nos habéis transmitido la energía necesaria para hacer llegar huevos frescos a vuestros hogares. Para nosotros, la Gente del Huevo, es muy importante saber que estáis ahí y sentiros más cerca de nuestro día a día en esa España rural a menudo invisible.

Fuente: www.avicultura.com

Alimentos Funcionales

El mercado de los ingredientes funcionales está en clara expansión. Diferentes informes ponen de manifiesto las elevadas cifras de negocio que empiezan a mover y el crecimiento sostenido y constante que se prevé para los próximos años. Hoy hablaremos sobre los alimentos funcionales y nutraceúticos.

Las nuevas tendencias nutricionales y la necesidad de atender las exigencias sociales y de salud en alza, han impulsado el cada vez más demandado concepto de los alimentos funcionales y nutracéuticos que, además de sus funciones nutritivas generales, presentan determinadas propiedades para el mantenimiento de la salud.

Uno de los principales retos a los que se enfrenta esta revolución de los alimentos funcionales y nutracéuticos, es la ausencia de una definición única y universal, así como de una normativa legal de los mismos. Además de la estricta regulación de los diferentes “claims” (alegaciones, consideraciones o declaraciones) de propiedades nutricionales, de propiedades saludables y de reducción de riesgo de enfermedad.

Este vacío conceptual ha generado una gran confusión de términos por parte del consumidor, que ha sido aprovechado en determinadas campañas publicitarias de marketing, por lo queconsideramos muy importante dar a conocer el significado de estos conceptos.

¿Qué es un alimento funcional?

Dentro de las muchas definiciones existentes, según el Consejo Internacional de Información sobre Alimentos, es “todo aquel alimento semejante en apariencia física al alimento convencional, consumido como parte de la dieta diaria, pero capaz de producir demostrados efectos metabólicos o fisiológicos, útiles en el mantenimiento de una buena salud física y mental, en la reducción del riesgo de enfermedades crónico-degenerativas, además de sus funciones nutricionales básicas”. Por tanto, podemos considerar alimentos funcionales a aquellos alimentos naturales o procesados que, más allá de aportar nutrientes, han demostrado científicamente que afectan beneficiosamente a una o varias funciones del organismo, de manera que proporcionan un mejor estado de salud y bienestar, al ejercer un papel preventivo, reduciendo los factores de riesgo que provocan la aparición de enfermedades.

¿Qué es un nutracéutico?

Un compuesto nutracéutico se puede definir como un suplemento o complemento dietético, presentado en una matriz no alimenticia (píldoras, cápsulas, polvo, etc.), de una sustancia natural bioactiva concentrada, presente usualmente en los alimentos y que, tomada en una dosis superior a la existente en esos alimentos, tiene un efecto favorable sobre la salud mayor que el que podría tener el propio alimento. Es decir, los nutracéuticos son los componentes del alimento o partes del mismo que aportan un beneficio demostrado y añadido para la salud, capaz de proporcionar mejoras médicas, en la prevención y el tratamiento de enfermedades.

Por consiguiente, un nutracéutico se diferencia de los medicamentos, ya que estos suelen ser productos de síntesis y no tienen en su mayoría un origen biológico natural. Y se diferencia de los extractos e infusiones de hierbas en la concentración de sus componentes y en que éstos últimos no tienen por qué tener una acción terapéutica.

En un alimento funcional hay un valor nutracéutico que se refiere a aquellos componentes a los que se atribuyen funciones de mantenimiento y potenciación de la salud.

Como hemos visto, existe una amplia gama de acepciones (“alimentos funcionales”, “nutracéuticos”, “alicamentos”, “alimentos de diseño”, etc.), que se manejan de manera indistinta por la población en general, las cuales, a efectos prácticos, podrían considerarse sinónimos, aunque presentan ciertos matices específicos:

• Un alimento funcional siempre tiene que ser un alimento de consumo ordinario en la dieta corriente.

• Un nutracéutico no es un alimento propiamente dicho, sino un producto que contiene algunos componentes del alimento funcional, más o menos aislados.

• Un alimento funcional presenta un efecto beneficioso como disminuir el colesterol, pero pequeño y a largo plazo (p. ej., un fruto seco o una leche rica en omega-3).

• Un nutracéutico es la parte biológica del alimento funcional que reduce el colesterol (p. ej., el fitosterol).

 

Un medicamento es el resultado de una investigación farmacológica y, generalmente, un producto de síntesis (p. ej., la ezetimiba). Actúa a corto plazo y para curar alguna afección.

• Un alimento funcional y un nutracéutico no pretenden curar nada, sino prevenir, y sólo si están enmarcados dentro de una alimentación saludable.

Es un hecho cada vez más constado que los nuevos hábitos del consumidor por la salud ocupan un lugar central, de manera que la industria alimentaria necesita renovar y promover este lineal en constante evolución.

Fuente: www.innofood.es

 

 

 

Huevo Mashima Himacol

El Huevo Mashima con sello Himacol® es fuente de OMEGA 3.

Contiene 68mgDHA/100g *

-El ácido docosahexaenoico (DHA) contribuye a mantener el funcionamiento normal del cerebro.
-El ácido docosahexaenoico (DHA) contribuye al mantenimiento de la visión en condiciones normales.
-Los ácidos eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA) contribuyen al funcionamiento normal del corazón.

* Analítica realizada por los laboratorios independientes Agrolab Ibérica, S.L.U.

El Huevo Mashima con sello Himacol® es fuente de OMEGA 6.

Contiene 2,30 ácido linoleico /100gr*

-El ácido linoleico contribuye a mantener niveles normales de colesterol en sangre.

* Analítica realizada por los laboratorios independientes Agrolab Ibérica, S.L.U.

Mashima, en su apuesta decidida por la responsabilidad social, solo produce Huevos Himacol® de gallinas criadas en libertad.

– Garantía de bienestar animal (Gallinas Felices)
– Mayor calidad del Huevo
– Mayor sabor y con las yemas más anaranjadas

Sello Himacol ®

El sello Himacol es una marca comercial de Mashima que garantiza que los animales de origen que producen los alimentos funcionales que lo llevan han tenido una dieta bajo el sistema Himacol.
La aplicación del sistema Himacol supone la adición a la alimentación animal de aditivos zootécnicos naturales derivados de la oliva, para conseguir un producto final de valor añadido.
El Promix/Colix, aditivo basado en polifenoles de la oliva, gracias a su alta actividad antioxidante, mejora la calidad final de los huevos y aporta mayor presencia de ácidos grasos polinsaturados, entre los que se encuentran los denominados Omega 3 y Omega6
De este modo, el sello Himacol de Mashima es una marca comercial que garantiza la calidad de los alimentos funcionales presentes en el mercado, alimentos de valor añadidos enriquecidos con Omega 3 y Omega 6.

 

¿Qué son los alimentos funcionales?

Radio 5- Radio UNED

Socorro Coral Calvo Bruzos, profesora de Nutrición de la Facultad de Ciencias de la UNED.

Para saber más:
http://www.uned.es
http://canal.uned.es

La empresa cántabra Mashima pone en el mercado una amplia gama de productos elaborados a base de huevo con sello Himacol. Todos ellos son productos congelados y refrigerados, preparados para su consumo inmediato y con las propiedades que otorga que la materia prima de origen, los huevos, hayan sido producidos bajo el sistema Himacol.

De este modo, Mashima lanza al mercado, para su consumo inmediato:

* Huevo Frito Congelado y Huevo Frito Refrigerado.
* Huevo Poché Refrigerado
* Graten de Jamón y Queso Congelado y Gratén de Jamón y Queso Refrigerado
* Pastel de Huevo Dulce Congelado y Pastel de Huevo Dulce Refrigerado
* Surtido de Totillas de 5 sabores Congeladas y Surtido de Totillas de 5 sabores                        Refrigeradas

Todos estos productos están fabricados con Huevos Himacol, lo que garantiza que las gallinas ponedoras han recibido en su dieta aditivos zootécnicos derivados de la oliva, para conseguir huevos de valor añadido. El Promix/Colix, aditivo natural basado en polifenoles de la oliva, gracias a su alta actividad antioxidante, mejora la calidad final de los huevos y aporta mayor presencia de ácidos grasos polinsaturados, entre los que se encuentran los denominados Omega 3 y Omega 6.

De este modo, ésta amplia gama de productos elaborados a base de huevo con sello Himacol, como todos los productos de Mashima, son alimentos funcionales. Son alimentos de valor añadido, con alto contenido en grasas insaturadas, enriquecidos con Omega 3 y Omega 6, y procedentes de gallinas criadas en libertad.

Productos Elaborados a Base de Huevo Mashima Himacol

Más Información de cada uno de los productos:

Ficha Técnica Huevo Frito Congelado Mashima Himacol (Español)

Ficha Técnica Huevo Poché Refrigerado Mashima Himacol (Español)

Ficha Técnica Gratin Jamón y Queso Congelado Mashima Himacol (Español)

Ficha Técnica Pastel de Huevo Dulce Congelado Mashima Himacol (Español)

Ficha Técnica Surtido de Tortillas Congeladas Mashima Himacol (español)

alimentos funcionales mashima himacol

¿Qué son los alimentos funcionales?

Los alimentos funcionales (AF) son aquellos que, además de sus características nutricionales propias, cumplen la función específica de minimizar el riego de contraer enfermedades y/o mejorar la salud. Para conseguirlo se añade a dichos alimentos componentes biológicamente activos tales como ácidos grasos, antioxidantes, fibra alimentaria, minerales o vitaminas. A esta operación de añadir nuevos nutrientes (exógenos) se denomina “fortificación”.
Los alimentos funcionales cubren un amplio espectro que va desde unos humildes cereales y sus derivados a todo tipo de productos lácteos. No obstante, este tipo de alimentos deben formar parte de una dieta equilibrada, pero nunca un sustituto de la misma.

Características

Una dieta equilibrada debe proporcionar los nutrientes necesarios y suficientes para cubrir los requerimientos metabólicos del organismo y debe proporcionar una sensación de adherencia y satisfacción. La ciencia de la salud, en la segunda mitad del siglo XX, empezó a investigar sobre cómo mejorar ciertas funciones vitales mediante el uso de alimentos enriquecidos o fortificado, en definitiva, alimentos funcionales.
Un alimento funcional puede ser un macronutriente (como un ácido graso) o incluso un nutriente esencial cuyo consumo es superior a la cantidad diaria recomendada. También puede ser un componente alimenticio con valor nutritivo pero no esencial (oligosacáridos) o incluso carecer de valor nutritivo (organismos vivos).
Un alimento funcional es aquel en el cual la proporción de vitaminas y/o proteínas y/o aminoácidos y/o sustancias minerales y/o ácidos grasos esenciales es superior al contenido natural medio del alimento corriente por haber sido fortificado entre un 20 y un 100%. Hay que diferenciar los alimentos funcionales de los alimentos enriquecidos ya que, estos últimos, son aquellos alimentos que por políticas sanitarias (por ley) deben ser adicionado con cantidades específicas de determinados nutrientes especificados, atendiendo las necesidades de un grupo poblacional o la generalidad de la misma.

Objetivos de los alimentos funcionales

Existen alimentos funcionales para cubrir funciones gastrointestinales, antioxidantes, ayudas al feto, para el metabolismo xenobiótico y para mejorar el humor y la capacidad psicológica.

Alimentos Funcionales. Omega 3 y Omega 6

Especial atención cabe prestar a aquellos alimentos funcionales que cubren el metabolismo de macronutrientes y ácidos grasos, como los huevos enriquecidos con omega-3 que ayudan a reducir el riesgo de afecciones cardiacas. Los ácidos grasos omega-3 son una serie de sustancias grasas que tomamos en la dieta. Son ácidos grasos de los llamados “esenciales” porque nuestro organismo es incapaz de fabricarlo, y tiene que ser tomado con el alimento.
El consumo en la alimentación de ácidos grasos esenciales, los omega-3 y los omega-6, en un adecuado equilibrio y cantidad contribuye a estabilizar el metabolismo de las grasas en el organismo, así como interviene en otros muchos procesos orgánicos.
Gracias a ellos, el metabolismo de las grasas (concretamente del colesterol) su cantidad y su transporte se corrigen particularmente, reduciendo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Intervienen en la reducción del colesterol transportado en lipoproteínas de baja densidad (sobre todo las partículas más pequeñas y densas, y de mayor peligro, el “colesterol malo” o LDL), y facilitan el aumento de las lipoproteínas de alta densidad (el “colesterol bueno” o HDL) que limpia las arterias en vez de deteriorarlas.
Tienen, además, un papel en el funcionamiento normal del endotelio (el tapizado interior de las arterias del organismo) en cuyo seno se producen las lesiones de la arteriosclerosis.