Aunque ya desde los inicios de la avicultura industrial, en la primera mitad del pasado siglo, se ha hablado de la conveniencia de las razas de aves de “doble utilidad”, con aptitud tanto para una buena producción de huevos como de carne, hay que destacar que en los últimos tiempos se esté insistiendo en ello, con argumentos más o menos discutibles acerca de su conveniencia.

Frente a esas razas, es sabido que si actualmente la avicultura industrial se sustenta sobre dos tipos de producciones bien diferenciadas – carne vs huevos – es porque los objetivos de los genetistas que han desarrollado las aves más adecuadas para esto son absolutamente diferentes al fijarse en la mejora de unos caracteres totalmente antagónicos.

Y también es sabido que, si bien en el sector del broiler los dos sexos se aprovechan por igual, en el de la puesta hay uno que no, el triste machito que apenas ha nacido ya es sacrificado debido a que su crianza para carne no tiene ninguna utilidad – al menos en las economías desarrolladas -.

Y aquí, como ya hemos explicado últimamente en diversas ocasiones, es donde los defensores del bienestar de los animales han puesto el grito en el cielo, clamando contra la “crueldad” que esto supone – en España, solo, por esos cerca de 50 millones de machitos que han de ser sacrificados cada año, simplemente porque la sociedad actual no les encuentra ninguna utilidad -.

Sobre el tema se han vertido ríos de tinta y, entre otras cosas, ha hecho que se avanzara tanto en el conocimiento del sexo del embrión contenido en el huevo puesto a incubar que, hoy en día, como se ha expuesto últimamente en estas páginas, ya se dispone, al menos, de un método de sexaje “in ovo” que está permitiendo a algunas plantas de incubación ofrecer en el mercado unas pollitas para puesta recién nacidas que no han tenido que presenciar el sacrificio de sus hermanos.

Sin embargo, en la actualidad el método no se ha desarrollado aun a una escala industrial que permita su adopción generalizada por las plantas de incubación comerciales de todo el mundo. Pero ya ha dado pie a que, al menos en dos países – Alemania y Francia -, atendiendo a la ofensiva de los antes citados grupos sobre el sacrificio de los machitos, se haya puesto como límite legal para poder realizar esto el fin del próximo año.

A partir, pues, del 2022, al menos en esos dos países, y nos tememos que en otros comunitarios, al cundir el ejemplo, o se halla un sistema de realizar el sexaje “in ovo” a escala industrial o bien el sector del huevo tendrá que transformarse muy profundamente, olvidándose de operar con las estirpes actuales de ponedoras – blancas o de color – para dirigirse hacia otras en las que los hermanos machitos de las futuras gallinas, tengan algún papel en el mercado.

Esto, por un lado, pero no es todo.

Las razas de doble utilidad, investigadas en Suiza

En el sector del broiler, otras voces también defensoras del bienestar animal, han clamado por las condiciones en las que realizamos actualmente la crianza de los pollos, en naves “industriales”, en un ambiente artificial, con los pollos hacinados de una forma en la que apenas hacen ejercicio, etc. En este aspecto también hemos tratado últimamente, repetidas veces, de las propuestas que se han realizado con el fin de reducir la densidad de población de las naves actuales, proveerlas de ventanas para para no tener que estar siempre con iluminación artificial, proporcionar a las aves algún elemento de distracción para favorecer su ejercicio, etc.

El que todo esto llegue a plasmarse en una legislación más severa en torno a las condiciones de crianza de los pollos para carne – al menos en nuestra UE y posiblemente también en EE.UU. – creemos que es cuestión de tiempo. Y, de igual forma, la mentalización de que el objetivo no debe ser el batir unos records de peso, sin mirar atrás, sino el promover un desarrollo más armónico con la naturaleza, bien con los mismos pollos o bien con otros de crecimiento lento

Por tanto, como puede comprenderse, todo ello nos conduce nuevamente hacia la posible conveniencia de las razas de “doble utilidad” a las que antes nos referíamos en el caso de la avicultura de puesta. Se trata, pues, de dos aspectos confluyentes, con un objetivo común de lo que ya se planteaba en la época de nuestros abuelos. 

Sin embargo, lo que no siempre se aborda seriamente son los aspectos económicos de estas propuestas ni el de su sostenibilidad. La pregunta es: ¿a que precio tendré que pagar esos huevos producidos por unas pollitas que no han visto el sacrificio de sus hermanos, o esos pollos criados en unas condiciones más “humanas”?

Y aquí las respuestas podrían ser muy variadas, en dependencia da a quien vayan dirigidas y de quien lanza la primera piedra….

 

Pero concentrémonos en las razas de «doble utilidad»

Si, para la producción de carne de ave, nos centramos ahora en esas razas – aunque mejor llamarlas «estirpes o cruces genéticos» – de doble utilidad, las comparaciones que se han realizado han sido numerosas, pudiendo darnos algunas pistas hacia donde dirigir los pasos a fin de poder contar con ellas a nivel comercial.

En este campo, aun sin haber realizado un estudio a fondo de la bibliografía sobre el tema, hemos creído interesante reproducir de forma resumida los hallazgos de una experiencia realizada recientemente en Suiza. En ella, a diferencia de la mayoría de otras anteriores, su planteamiento se ha realizado en unas condiciones y con unos objetivos compatibles con las circunstancias en las que se lleva a cabo la producción comercial del broiler de hoy en día.

En todo lo que sigue, pues, el texto es un resumen de la citada experiencia, cuya referencia exacta es:

“Growth, carcass and meat quality of dual-purpose chickens and a layer hybrid grown for 67 or 84 d compared with slow-growing broilers”. Sus autores, S, Muller y col., del Instituto de Ciencias Agrícolas, de Zurich, y de la Fundación Aviforum, de Zollikofen, ambos de Suiza (*).

(*) El texto completo se halla en: J. Appl. Poult. Res., 29: 185-196. 2020.

 

Planteamiento de la prueba

Se utilizaron 5.400 pollitos recién nacidos pertenecientes a las 4 genéticas diferentes siguientes:Las razas de doble utilidad, investigadas en Suiza

  • Machitos de la Novogen Dual – ND -.
  • Machitos de la Lohmann Brown – LB –
  • Pollitos sin sexar de la Hubbard SA 757 – HU –
  • Pollitos sin sexar de la Lohmann Dual – LD –

Los 1.350 pollitos de cada genética se repartieron entre 5 departamentos de 20 m2 de superficie, a cada uno de los cuales se añadía un pequeño parque exterior de 4 m2 al que los pollos pudieron acceder a partir de los 21 días durante las horas de luz. La crianza se realizó sobre una yacija de paja granulada y cada departamento estaba provisto de tolvas para pienso y bebederos de tetina.

Las condiciones de crianza fueron las mismas para todos los grupos, con un fotoperíodo de 24 h durante los 3 primeros días y después de unas 15 h, la duración del día natural en el momento de la prueba. La alimentación también, consistiendo en una ración de arranque, en migajas, seguida de otra de crecimiento, granulada.

La experiencia tuvo una duración diferente para los pollos de los distintos tratamientos. En dos de los grupos de cada genética la crianza finalizó a los 67 días, para cumplir con la legislación suiza sobre avicultura ecológica, que obliga a una edad mínima de sacrificio de 9 semanas, mientras que los pollos de los 3 restantes se tuvieron hasta 84 días, a excepción de un grupo de los machitos LB, que se dejaron hasta 126 d.

Tras finalizar la crianza, una vez pesados los pollos y el pienso sobrante, 24 aves de cada departamento fueron sacrificadas y evisceradas, guardándose a 4 ºC durante 24 h a fin de evaluar finalmente el rendimiento y la calidad de las canales.

 

Los resultados

Los resultados globales de la experiencia grupo se exponen en la tabla 1, mientras que en la tabla 2 se muestran los datos de los pollos sacrificados de cada grupo y en la tabla 3 los de las evaluaciones sobre la calidad de las canales de los mismos.

TABLA 1. Crecimiento, ingesta de pienso, coinversiones y mortalidad de los pollos de las diferentes genéticas (*).

Genéticas HU ND LD LB
Días de edad 67 84 67 84 67 84 67 84
Aumento de peso, g/d 24,8 ab 24,6 ab 24,0 b 25,4 a 25,0 a 25,5 a 15,0 d 17,0 c
Ingesta de pienso, g/d 65 d 76 b 68 cd 79 b 71 c 84 a 56 f 60 a
Índice de conversión 2,62 d 2,68 cd 2,81 bc 2,99 b 2,83 bc 2,92 bc 3,66 a 3,55 a
Mortalidad, % 0,8 0,6 1,6 1,3 0,8 0,7 0,4 0,7

(*) Las cifras de la misma línea seguidas de una letra distinta son significativamente diferentes (P < 0,.05)

 

TABLA 2. Características de los pollos sacrificados de cada grupo experimental (*).

Genéticas HU ND LD LB
Días de edad 67 84 67 84 67 84 67 84 126 ($)
Peso vivo, g 1.727 b 2.105 a 1.674 b 2.175 a 1.740 b 2.184 a 1.061 dx 1.470 cy 2.146 z
Peso canal, g 1.169 b 1.585 a 1.054 b 1.486 a 1.094 b 1.552 a 579 dx 842 cy 1.370 z
Rto. pechuga, % 20,9 a 21,0 a 18,2 b 17,7 bc 17,9 c 16,7 c 14,8 dy 14,8 dy 15,9 z
Rto. patas, % 32,6 d 33,0 d 35,3 bc 36,1 ab 35,7 b 37,1 a 34,5 cx 35,6 by 37,4 z
Rto. alas, % 13,1 c 12,3 e 12,9 cd 12,5 e 12,6 de 12,3 e 14,6 az 13,8 nby 12,6 x

(*) Las cifras de la misma línea seguidas de una letra distinta son significativamente diferentes (P < 0,.05)
($) Los rendimientos de los 3 grupos de edad LB fueron evaluados separadamente.

 

TABLA 3. Evaluación de la calidad de las pechugas de los pollos sacrificados de cada grupo (*).

Genéticas HU ND LD LB
Días de edad 67 84 67 84 67 84 67 84 126 ($)
Grueso máximo, mm 22,5 bc 26,3 a 19,7 d 23,2 b 20,4 cd 21,0 bcd 14,7 ex 16,4 ey 20,7 z
pH a las 24 h 5,28 b 5,80 a 5,51 ab 5,81 a 5,53 ab 5,81 a 5,65 abx 5,76 ay 5,99 z
Pérdida x
descongelar, %
4,00 4,12 5,18 4,07 2,97 8,04 6,54 z 4,66 y 4,42 x
Pérdida por cocción, % 10,7 ab 11,8 a 8,1 cd 11,1 a 8,6 bcd 9,9 abc 7,0 d 8,3 bcd 7,0 d
Fuerza máxima
para el corte, N
9,0 b 11,4 a 9,9 ab 10,4 ab 9,9 ab 9,7 ab 11,2 ayz 11,6 az 9,3 y

(*) Las cifras de la misma línea seguidas de una letra distinta son significativamente diferentes (P < 0,.05)
($) Los rendimientos de los 3 grupos de edad LB fueron evaluados separadamente.

 

Como puede verse en la tabla 1, lo primero a destacar es la baja mortalidad de todos los grupos de pollos, como resultado de no haber forzado su crecimiento y de su buen estado general de salud.

En cuanto a la velocidad de crecimiento, las diferencias entre los dos grupos “Dual” y los híbridos HU fueron mínimas, al igual que en las ingestas de pienso, del orden de unos 65-70 g/d en los grupos criados hasta 67 d y alrededor de unos 10 g/d más en aquellos cuya crianza se había prolongado hasta 84 días.

Esto mismo se reflejó en los índices de conversión de estos tres grupos, aumentando al prolongarse la crianza y favoreciendo en todo caso a los grupos mixtos HU en comparación con los Dual.

En cambio, los rendimientos de los machitos LB fueron mucho peores que los de los otros tres grupos, con un ritmo de crecimiento significativamente inferior y unos consumos de pienso algo inferiores, dando como resultado unas conversiones alimenticias también significativamente mucho más elevadas.

Las mismas conclusiones se deducen al observar los pesos de los pollos sacrificados – tabla 2 -, con mínimas diferencias entre los grupos HU, ND y LD y ya significativas en comparación con los machitos LB a las mismas edades. Con estos últimos fue preciso prolongar su crianza hasta 126 días para que alcanzasen un peso similar al que habían tenido los pollos de los otros grupos 42 días antes.

Una observación particular de los pollos LB en la primera semana nos mostró un especial desperdicio de pienso al acceder a las tolvas, lo que puede haber afectado a su conversión. Por otra parte, sugiere la conveniencia de emplear otro tipo de comedero en el inicio de la crianza de los pollitos de esta genética.

En lo referente al rendimiento de las canales – tabla 2 -, en todo caso puede verse que fue significativamente superior al alargar la vida de los pollos, diferenciándose muy poco entre los grupos HU, ND y LD, a las mismas edades, y siendo en todo momento mejor que el de los machitos LB.

Las razas de doble utilidad, investigadas en Suiza

En el despiece, los híbridos HU tuvieron un rendimiento en pechuga significativamente superior que el de las aves de las otras tres genéticas, aunque no aumentando al prolongarse la crianza, lo que tuvo lugar a expensas del peso de las patas, algo mejor en éstas que en aquella.

El rendimiento de las alas, en todo caso, significativamente inferior o con tendencia a serlo, al prolongarse la crianza con todos los tipos de pollos.

En estos aspectos, unas pequeñas diferencias en el rendimiento cárnico de las distintas partes del pollo pueden tener importancia en dependencia del mercado y del mayor aprecio que en algunos de estos se tiene por las pechugas en comparación con otras porciones. En el caso de los machitos LB, su significativamente menor proporción de pechuga y la prominencia de su esternón, en comparación con los pollos de las restantes genéticas, es un detalle negativo a considerar.

En cuanto a la calidad de las pechugas, la tabla 3 nos muestra que, en todos los casos, su grosor fue aumentando con la edad, siendo el de los pollos HU mayor que el de los de las restantes genéticas y, en especial, del de los machitos LB. Todo ello se reflejó igualmente en el ángulo de las pechugas y en la longitud de las mismas– datos no mostrados -.

Otros datos no mostrados son los refrentes a la pigmentación de las canales que, aunque dependiendo en parte de la genética, apenas quedó reflejado en las mediciones efectuadas. Sin embargo, en todos los cacos, menos en los machitos LB, se observó que con la edad se reducía su palidez y su enrojecimiento, a expensar de un aumento de su amarillamiento, ocurriendo al revés con estos últimos.

En cuanto a los caracteres de evaluación de las pechugas de los pollos, en la table 3 puede verse que su pH a las 24 h en todos los casos aumentó al alargarse la crianza. Lo mismo ocurrió en cuanto a las pérdidas por la cocción y la fuerza necesaria para el corte de las pechugas de los pollos HU, aunque no con los de las otras genéticas, cuyos resultados fueron más irregulares.

 

Conclusiones (*)

  1. El crecimiento de los pollos de las dos genéticas Dual es similar al de los broilers HU de crecimiento lento. Sin embargo, sus dos principales inconvenientes son un peor índice de conversión y una menor proporción de carne de pechuga – esto último relacionado con un esternón más prominente -.
  2. La competitividad de los pollos híbridos de doble utilidad no aumenta a consecuencia de una prolongación de su crianza.
  3. En un enfoque que intente cubrir la producción de huevos, la utilización de razas de doble utilidad puede ser más sostenible que el utilizar unos híbridos separados para carne y para puesta en un sistema ecológico.
  4. Las diferencias en crecimiento, rendimiento de la canal y calidad de la carne de los dos híbridos de doble utilidad utilizados en esta prueba son muy pequeñas y, por lo tanto, los mismos pueden ser considerados equivalentes.
  5. Los machitos de la línea para puesta, utilizados en esta prueba, fueron claramente inferiores en crecimiento y en calidad de la canal que todos los restantes híbridos, aunque en cuanto a calidad de la carne fueron similares.
  6. La calidad de la canal de los machitos de la línea de puesta puede mejorarse doblando la longitud del período habitual de crianza de 9 semanas, por más que haya que considerar la ineficiencia económica de esto.

(*) Así como en la exposición y comentario sobre los resultados se ha realizado un resumen del texto original, el de las conclusiones es la traducción íntegra de los mismos autores de la prueba.

Fuente: Equipo de redacción. Real Escuela de Avicultura

 

La extensión de norma para todo el sector del huevo español entra en vigor: la aportación obligatoria para cada avicultor de puesta será de 20 euros/año por cada 1.000 gallinas ponedoras

La extensión de norma para todo el sector del huevo español entra en vigor: la aportación obligatoria para cada avicultor de puesta será de 20 euros/año por cada 1.000 gallinas ponedoras.

  • Tras su publicación oficial en el BOE el viernes 14 de agosto la extensión de norma ya ha entrado en vigor.
  • Están obligados a contribuir a la misma todos los productores de huevos para consumo a partir de 1.000 gallinas
  • El 70% del dinero recaudado se destinará a comunicación y promoción, un 10% a I+D, otro 10% a mejorar la transparencia del mercado y el 10% restante a los costes de gestión de la extensión de norma.
  • La vigencia será de tres campañas, 2020/2021 , 2021/2022 Y 202272023
  • La aportación obligatoria para cada avicultor de puesta será de 20 euros por cada 1.000 gallinas ponedoras en base anual o su parte proporcional en meses.

 

Promovida por INPROVO, desde hace varios años y tras la correspondiente fase de exposición pública a finales de 2019 el texto oficial de la EXTENSIÓN DE NORMA PARA TODO EL SECTOR DEL HUEVO ESPAÑOL ha sido aprobada el 6 agosto y publicada oficialmente en el  BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO, Núm. 219 Viernes 14 de agosto de 2020 Sec. III. Pág. 69904 , cve: BOE-A-2020-9717

 

El sector del huevo era de los pocos grandes sectores agroalimentarios  en España que todavía no contaba con una extensión de norma.  El sector del pollo todavía no dispone de ella.

Cuantía a aportar por el avicultor de puesta:

  1. La cuantía de la aportación económica anual se establece en 20 euros por cada 1.000 gallinas ponedoras comerciales, según el censo estimado anual.
  2. La aportación económica anual obligatoria se establece en función del censo estimado anual de gallinas en las granjas de producción. El censo estimado anual será, a estos efectos, el 85 % de la capacidad máxima de la granja. Los operadores comunicarán al gestor del sistema de recaudación designado por INPROVO la capacidad máxima de la granja, de conformidad con lo previsto en el artículo 7 de la presente orden.
  3. Se entenderá por capacidad máxima de la granja a los efectos de la presente extensión de normas, la que, en relación con una granja de producción, figure en el Registro General de Explotaciones Ganaderas (REGA), o, en su defecto, la que conste en un documento o certificado oficial, emitido por la autoridad competente.
  4. Si la duración de la campaña es inferior al año natural, la aportación económica anual será proporcional al número de días de la campaña.
  5. El primer año de actividad de una granja de producción o de una parte de la misma, e igualmente el año de finalización de su actividad, el obligado al pago de la aportación abonará la parte proporcional al periodo (en meses) de funcionamiento efectivo de la misma, previa justificación de dicha situación. Se aplicará también la reducción de la aportación en función del periodo efectivo de funcionamiento a los casos de suspensión temporal de la actividad de la granja debido a un vacío sanitario obligatorio. Se entenderá por vacío sanitario obligatorio, a los efectos de la presente extensión de normas, el proceso de matanza de animales por motivos de salud pública, salud animal, bienestar animal o medio ambiente ordenada y realizada bajo la supervisión de la autoridad competente.

Operadores obligados al pago de la aportación económica obligatoria.

  1. Quedan obligados al pago de la aportación económica los titulares de las granjas de producción de huevos que estén inscritas en el Registro General de Explotaciones Ganaderas (REGA) del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y cuenten con una capacidad mínima de 1.000 gallinas ponedoras de la especie Gallus gallus que hayan alcanzado la madurez para la puesta de huevos y hayan sido criadas para la producción de huevos no destinados a incubación que sean aptos para el consumo humano.

2. Quedan exentos de la obligación del pago de la aportación económica los titulares de los siguientes tipos de granjas:

a) Granjas con una capacidad inferior a 1.000 gallinas para la producción de huevos destinados al consumo humano.

b) Las que alojan gallinas para producir carne u otros productos comerciales o para avicultura recreativa, exposiciones y competición.

c) Las que sean propiedad de centros docentes o de investigación y estén destinadas a fines educativos o científicos.

d) Las de núcleos zoológicos.

e) Las que se mantengan para la reproducción de las anteriores categorías de aves.

3. Los titulares de granjas de producción exentos del pago de la aportación económica podrán realizar aportaciones económicas

Destino del dinero recaudado

Mediante la extensión de normas se desarrollarán las siguientes finalidades:

1. Comunicación y promoción:

a) Promoción y comunicación en el mercado interior: actividades de información y comunicación sobre el sector del huevo y el modelo europeo de producción, incluidos los llamados sistemas alternativos y ecológicos. Promoción genérica del huevo, los ovoproductos y los productos elaborados con huevos. Campañas de comunicación directa a consumidores, nutricionistas, especialistas en salud y alimentación, periodistas, profesores y otros prescriptores y generadores de opinión.

b) Promoción internacional: actividades de comunicación y promoción comercial exterior de carácter genérico e interés colectivo sectorial. Cooperación a nivel supranacional para la promoción genérica del sector. Actividades de estudio para la apertura de mercados y la supresión de barreras a la exportación e implantación comercial exterior del sector como colectivo.

c) Reputación sectorial: campañas de información sobre la actividad de los operadores de la cadena del huevo, sobre la regulación comunitaria que afecta a la producción y la comercialización. Respuesta a demandas de información, de mejora de la calidad y de sostenibilidad del sector. Acciones de comunicación ante vicisitudes reputacionales, alertas sanitarias, de mercado o de aprovisionamiento. Acciones de relaciones públicas y de comunicación sobre el sector del huevo y los ovoproductos y del huevo como alimento.

d) Campañas de información y acciones de comunicación conjuntas con otras organizaciones para la mejora de la imagen y la reputación de los sectores productivos y los alimentos de origen animal, y para la gestión de crisis reputacionales, alertas sanitarias, de mercado o de aprovisionamiento.

2. Potenciación de la investigación, el desarrollo y la innovación tecnológica en el sector del huevo y los ovoproductos:

a) Realización de estudios sectoriales sobre mejoras e innovaciones en calidad, sanitarias, tecnológicas, de comercialización, normativas o afines.

b) Realización de estudios, diagnósticos, dictámenes y proyectos sobre calidad, procesos, productos, sistemas, costes y rendimientos y mercados.

c) Campañas de colaboración con universidades, centros tecnológicos y expertos en proyectos de investigación e innovación, mejoras de procesos y soluciones técnicas.

3. Mejora del conocimiento, la eficiencia y la transparencia del mercado, de las relaciones equilibradas entre los eslabones de la cadena de valor del huevo, y de la viabilidad y sostenibilidad de la producción, la industria y la comercialización del huevo y los ovoproductos:

a) Realización de estudios de interés para el sector sobre sistemas integrales de información, transparencia e interlocución sectorial, previsiones, reacción ante crisis o alertas sanitarias, de mercado y de aprovisionamiento.

b) Promoción de las buenas prácticas comerciales en el mercado, de la competencia leal, de la mejora del valor añadido y de la remuneración justa de la actividad de los operadores.

Fuente: www.avicultura.com

.

 

 

  • La producción mundial de carne aumentará un 12% para 2029: informe OCDE-FAO

  • Las emisiones procedentes de la agricultura aumentarán un 6% en el mismo período

La pandemia actual del Covid-19 o la peste porcina pueden desacelerar ligeramente el consumo mundial de carne de ave, pero no detendrán el imparable aumento mundial en el consumo de carnes en la próxima década, en parte gracias al incesable incremento de consumo de carne de ave en concreto.

La carne de ave copará la mitad del crecimiento mundial de la demanda.

La producción mundial de carne aumentará un 12% en el decenio 2020-2029, y la producción avícola impulsará la mitad de este crecimiento, a medida que países como Brasil y China amplíen la producción, según el informe de perspectivas globales para la agricultura 2020-2029 acabado de publicar por la FAO ( Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) y la OECD (Organización para la Cooperación Económica).

La producción se recuperará gradualmente para 2025 después de alcanzar un «punto bajo» este año 2020 debido a la peste porcina africana y un probable impacto del coronavirus, dijeron las organizaciones el jueves.

Crecimiento de la producción mundial de carne por región y tipo de carne

La avicultura, entre las ganaderías, mas sostenibles

Uno de los retos que tendrá la industria mundial de la producción de carne, incluida la avícola aún a pesar de ser de las carnes con menor impacto ambiental, serán las acusaciones a toda la agricultura de ser las responsables de un aumento de las emisiones de carbono en un 6% durante la próxima década.

Según este informe de la FAO la ganadería sería una de las industrias con mayor huella ambiental. Si bien los problemas ambientales y de salud están presionando a más consumidores de países de ingresos altos a cambiar a dietas con menos carne, la población en los mercados emergentes conforme aumenta su nivel de renta no quieren renunciar a añadir  carne y productos lácteos a sus platos.

Los países de ingresos bajos y medianos no cambiarán en masa a dietas basadas en plantas en la próxima década, según Holger Matthey, economista de la división de comercio y mercados de la FAO. «Esto nos muestra que tenemos que hacer más en términos de sostenibilidad, defensa, etc.», ha declarado Matthey.

Crecerá la demanda, pero no al ritmo de las últimas decadas

La proteína avícola, carne de ave y huevos, es la mejor opción para los consumidores de los países en desarrollo gracias a los precios más bajos, según el informe OCDE-FAO. Sin embargo, si bien el consumo mundial de carne aumentará, crecerá a un ritmo mucho más lento que en el pasado.–

Fuente: www.avicultura.com

  • La avicultura mundial se está recuperando de una tormenta económica inesperada en el primer semestre de 2020 de la que la industria avícola no ha quedado exenta si bien las perspectivas están mejorando gradualmente.
  • La demanda de carne de ave será más optimista en el segundo semestre de 2020, conforme se vayan levantando las medidas de confinamientos a que ha obligado el Covid-19 en prácticamente todos los países del mundo, esta progresiva vuelta a la normalidad volverá a reactivar progresivamente el consumo de carne de ave fuera de los hogares.
  • Las restricciones al movimiento de las personas, o, directamente la obligatoriedad de cierre a millones de pequeños restaurantes o puntos de venta callejeros con carne de ave, así como las interrupciones del suministro, han tenido un gran impacto en los mercados. Sin embargo, se espera que la demanda mejore en este segundo semestre de 2020 que ahora empieza.

La paradoja de la recesión que es a la vez impulsión

Leve recuperación en precios carne de pollo y persistencia de la volatibilidad en el mercado mundial avícola

Paradójicamente el mayor impulsor del mercado avícola será la recesión económica global, lo que hará que los mercados mundiales sean más volátiles y estén basados ​​en los precios, según informa el último informe de previsiones para la avicultura emitido por Rabobank. Tales condiciones son generalmente positivas para las aves de corral, siendo la proteína avícola la carne más barata con un ciclo de producción corto y flexible.

Variable grado de afectación según el porcentaje de producción destinada a restauración o al consumidor final.

Los precios de las aves de corral verán cierta recuperación después de mínimos históricos en el primer semestre, con caídas de precios para la carne de ave entre el 5% y el 25%.  El grado de afectación ha dependido en gran manera de lo repartida que tenía la planta integradora su producción, a mayor cuota de mercado que destinaba a restauración, mayor caída de la demanda, por el contrario, aquellas integradoras con venta mayoritariamente a tiendas, supermercados y al consumidor directamente se han visto menos afectada.

Leve recuperación en precios carne de pollo y persistencia de la volatibilidad en el mercado mundial avícola

Dentro de las carnes de aves, pollo y pavo han mostrado relativa gran resistencia, mientras que carnes minoritarias de consumo mayoritariamente en restauración han visto caídas en la demanda muy acusadas, caso del pato, pintadas, etc.

La carne de pechuga debería beneficiarse de la reapertura de los canales horeca (hosteleria, restauración y caterings) , aunque la remontada será lenta.

 

La espada de Damocles de posibles afectaciones de Covid-19 entre el personal de las plantas de procesado

A pesar de los grandes stocks de carnes congeladas durante la pandemia, en algunas zonas la oferta en algunos mercados será escasa debido a la reducción de las existencias matrices , a la ralentización de entradas de nuevos pollitos en las granjas e incluso en algunos casos (EEUU, Reino Unido, Alemania, etc.) al cierre temporal de algunos mataderos al haberse dado casos de Covid-19 entre el personal de la planta de procesado avícola.

El comercio mundial seguirá siendo inestable en el segundo semestre 2020.

“La volatilidad podría verse exacerbada por los desafíos actuales para equilibrar la oferta y la demanda y por la inestabilidad de los tipos de cambios entre divisas. Por otro lado, la perspectiva bajista del precio de los alimentos proporcionará a los productores un poco de alivio en el lado de los costos de sus negocios «, ha declarado Nan-Dirk Mulder, analista senior de proteínas animales.

Aunque la demanda se recuperará, los desequilibrios entre la oferta y la demanda, la volatilidad cambiaria y los problemas de suministro y sacrificio podrían distorsionar los flujos comerciales.

 

Reforzamiento de las políticas de soberania alimentaria

La compra local o de proximidad se verá sin duda reforzada, afianzado las políticas y la concienciación de los gobiernos de tener un tejido agroalimentario nacional sólido, a prueba de potenciales futuras interrupciones de suministros de alimentos, consolidando las políticas para aumentar la soberanía alimentaria de los países.

Leve recuperación en precios carne de pollo y persistencia de la volatibilidad en el mercado mundial avícolaLos acuerdos mundiales o bilaterales de comercio entre países pueden verse redefinidos en muchos casos sumando incerteza en los flujos mundiales de comercio de carne de ave.

La relación comercial entre Estados Unidos y China, el Brexit, y la exigencia de los gobiernos de Oriente Medio para aumentar los requisitos de seguridad alimentaria, tanto de las carnes de ave importadas como de las producidas en cada país, son algunos de los principales factores que pueden provocar disrupciones significativas en el comercio mundial de carne de ave.

 

Fuente: avicultura.com

 

Maximizando el rendimiento del broiler

Tradicionalmente, se ha considerado el rendimiento en términos de resultado zootécnico.

Factores como las ganancias de peso, la mortalidad o el índice de conversión se consideraban determinantes en el resultado, en la remuneración de granja o en el coste de producción de la compañía.

Por ello, los esfuerzos de los granjeros han ido en la dirección de reducir el índice de conversión, con la mejora de la velocidad de crecimiento, en la que influyen la genética, la alimentación y el ambiente, así como de la reducción de la mortalidad.

Sabemos que hay factores que ayudan a estos objetivos.

Una correcta densidad de población debe ser entendida como densidad real, es decir, no solamente en términos del número de pollos o de los kilos por metro cuadrado.

Cuando consideremos la densidad hemos de tener en cuenta algunos aspectos como son la posible emigración de los pollos de unas zonas a otras de la nave, la disponibilidad real de comenderos o bebederos – incluyendo aquellos que no funcionan correctamente -, el estado de la cama en ciertas zonas o el momento de extensión de la zona de crianza, si no se hace en toda la instalación.

En cualquier caso, para el granjero siempre es rentable maximizar la densidad de población. Lamentablemente, esto puede no ser malo para el resultado técnico, pero sí para la calidad de la canal, y veremos que esto será un grave problema.

«Maximizar la densidad puede no ser malo para el resultado técnico,
pero sí para la calidad de la canal»

Una ventilación suficiente debe garantizar una calidad de aire excelente y una renovación adecuada del mismo. Pero debemos saber que una renovación suficiente de aire puede no ser bastante, si éste no se distribuye en forma correcta en toda la nave.

Una calidad correcta del agua de bebida adquiere cada vez más importancia en la producción de pollos, más ahora que la utilización de antibióticos en granja pasa por un claro proceso de reducción.

En la producción actual el maximizar el consumo de los pollos es una importante ayuda para obtener unos buenos pesos.

Para ello debemos pensar no sólo en la presentación física del alimento, que es un parámetro cada vez más importante, sino también ofrecer a los animales un número suficiente de puntos de alimentación en cantidad y uso, estimular el consumo, particularmente en los primeros días, o asegurar en lo posible una temperatura adecuada del ambiente.

Mantener la cama en las mejores condiciones también ayuda a este fin, aunque su importancia es mucho mayor en relación con los factores que afectan a la calidad de la canal.

Todos estos son elementos de manejo sobradamente conocidos por los granjeros, que cada día tratan de ajustarse lo más posible a los estándares de producción. El dinamismo de las estirpes, con una excelente evolución en términos de la conversión alimenticia, ayuda de forma muy importante a esta mejora constante.

Sin embargo, y de cara al futuro, no podemos olvidar algo que parece que a veces se nos escapa.

No somos productores de pollo vivo, por mucho que aparentemente el trabajo de la integración, o del granjero, termine en el momento de la carga de los animales en la granja.

Los nuevos elementos de rentabilidad de las empresas en primera instancia, y de las granjas como consecuencia, incluyen los parámetros de calidad de la canal de forma clara. Vendemos canales.

Mejor aún, vendemos bandejas de pollo, o despieces, o precocinados o elaborados varios, y cada uno de estos productos está extraordinariamente condicionado por la calidad del producto que la granja entrega al matadero.

Sabemos que hay factores del propio matadero, del transporte o de la misma carga de gran importancia en la calidad de canal, y no podemos despreciarlos, pero el impacto del manejo y de las instalaciones en donde realizamos la crianza es extraordinario.

Para valorarlo, hemos creado el criterio de “carne de primera”, que engloba dos elementos con una importante participación de la granja: el rendimiento y la proporción de “segundas”.

Con este último, y por resta sobre 100, se calcula el porcentaje de primera y la carne de primera no es más que la multiplicación del rendimiento por la primera.

A título de ejemplo, un pollo de 2,500 kg de peso, con un rendimiento canal del 70 % y un 30 % de segundas – 70 % de primeras – nos procurará: 2,5 x 0,7 x 0,7 = 1,225 kg de carne de primera.

Y el mismo pollo de 2,500 kg. con un 73 % de rendimiento canal y un 80 % de primera nos daría 1,440 kg.

La diferencia es de 215 gramos más de carne vendible al mejor precio. Es decir, una diferencia vital para la integración.

En el cálculo realizado en varias empresas hemos podido encontrar hasta 300 gramos más de media en un año de carne de primera entre las mejores y las peores granjas de la misma integración, con la misma alimentación, el mismo pollito y sacrificados en el mismo matadero.

Una parte importante de la diferencia viene de los distintos rendimientos entre las granjas, pero la parte más importante no cabe duda de que es el porcentaje de segundas. Y este factor va a ser, seguro, uno de los principales determinantes de la remuneración de las granjas en el futuro. No tiene sentido que granjas que obtienen los mismos pagos – o muy similares – generen pollos de enormes diferencias en rentabilidad.

Para mejorar este aspecto deberemos replantear nuestras formas de trabajar, pensando en:

  • Si nuestra densidad de población REAL es la correcta.

  • Cómo es el cuidado del material y cuanto material hay realmente disponible en la granja.

  • Si tenemos una cama en perfectas condiciones desde el primer día de vida de los pollos y hasta el final.

  • Si los animales están sometidos a fases de estrés en su crianza.

  • Si es correcto nuestro arranque, manifestado por el aumento de peso y la mortalidad en la primera semana.

  • Si cuidamos de forma correcta la calidad del agua de bebida de la instalación.

  • Si trabajamos con un protocolo óptimo de limpieza y desinfección de las instalaciones.

  • Todos debemos hacer un esfuerzo en estos aspectos, volviendo a valorar nuestras instalaciones y nuestro manejo, no por el resultado obtenido, sino por el producto que proporcionamos al matadero. Este, y no otro, será el nuevo escenario de rentabilidad en el futuro.

Conclusiones

  1. El trabajo de los criadores, en la actualidad, debería pesar más por maximizar la calidad de la canal a consecuencia de la crianza.

  2. Aunque se da por sentado que vamos a maximizar el resultado zootécnico, esto no es suficiente.

  3. Factores como la densidad real de población, el estado general de cama, el nerviosismo de los pollos o su confort suben enteros en la valoración de las granjas.

  4. Y a todo ello se une el escenario general de las certificaciones de bienestar y la reducción del empleo de antibióticos, en un horizonte inmediato.

Fuente: Avicultura.com

Nuestro reto, el consumo Sin duda alguna, en la actualidad el sector avícola tiene respuestas para todo o, al menos, para casi todo, a excepto de cómo controlar la expansión del virus de la influenza aviar hasta el momento en que podamos contar con una vacuna eficaz contra las muchas variantes del mismo – que tarde o temprano llegará, estamos seguros, al igual que, medio siglo atrás, nos llegaron las primeras vacunas contra la entonces letal enfermedad de Marek, que asolaba nuestras granjas -.

Sin embargo, por mas que actualmente creemos que ya hayamos aprendido a desmitificar el consumo de huevos por su relación con el colesterol y que en lo referente a la salmonela la controlemos mucho mejor que antaño mediante unas mejores medidas de bioseguridad en las granjas, hay un aspecto intangible que no está en nuestras manos y que, a la larga, puede afectar al consumo de nuestros productos: la evolución de nuestra sociedad.

Efectivamente, la pasada celebración, en Madrid, de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático ha puesto en evidencia una mayor concienciación sobre la responsabilidad humana en este efecto que ya nadie niega … aunque tampoco nadie tiene la “varita mágica” para resolver o, al menos, paliar el reto con el que nos enfrentamos.

Y es aquí en donde interviene nuestra sociedad, por una parte, para pensar en lo que individualmente podemos hacer para contaminar menos nuestro planeta y por otra para tener un consumo más responsable de lo que llevamos a nuestra mesa, reduciendo al mismo tiempo el desperdicio de alimentos.

En lo referente al consumo de nuestros productos, la verdad es que no nos podemos quejar, con una sostenida ingesta de huevos por una parte – aunque con las contradicciones estadísticas habituales por parte del Ministerio de Agricultura de España – y un crecimiento de las carnes de ave – pollo y pavo -.

Sin embargo, la creciente irrupción en los mercados de algunos tipos de carnes “cultivadas” – ahora también ya aquí – y de sustitutos del huevo que de este no tienen nada, junto con los cambios en la estructura de la población, hacen que tengamos que estar muy atentos para anticiparnos a los efectos que, a largo plazo, pueden afectar a nuestros productos. Véase, por ejemplo, el efecto que ha habido en el tipo de consumo de pollo en Estados Unidos a consecuencia del envejecimiento humano y el origen étnico de sus habitantes, o del que ppodría haber entre nosotros por los mismos factores…., aun no detectado, pero posible.

Otro aspecto que no podemos olvidar es el efecto sobre el consumo debido a las compras por el e-comercio. Con unas compras de alimentos por vía electrónica de un 5,6 % del total, en Francia, de un 9 % en China y de solo un 2,3 % en España, pero en un lento, aunque imparable aumento en todas partes, ¿qué puede ocurrir cuando, en unos pocos años, esto se duplique o triplique?

En resumen, aunque hasta ahora no nos haya afectado la crisis abierta en los mercados cárnicos por las campañas ecologistas en contra de su consumo, atención a todo aquello con lo que los veganos intentan hacernos comulgar con ruedas de molino. Más adelante, cuando el mercado vuelva a la normalidad tras la pandemia, habrá que ver las cifras reales de consumo de pollo, si bien todo apunta que es una carne «refugio» y su consumo a medio y largo plazo seguirá al alza.

Fuente: www.avicultura.com